En estos tiempos tan turbulentos, donde una pandemia ocasionada por un virus llamado propiamente SARS-CoV-2 nos ha hecho incorporar a la vida diaria un artefacto quirúrgico/técnico como la mascarilla, nosotros en GRAFIA sentimos que es necesario hablar sobre el uso correcto de esta herramienta de protección.

Tipos de mascarillas

Puesto que las mascarillas fueron ideadas tanto para proteger al usuario como para proteger a quienes los rodean, es ahora cuando se vuelven fundamentales para todos los planos de la vida diaria, sobre todo en situaciones en que las personas interactúan muy de cerca.

Mascarillas desechables: son un Equipo de Protección Individual (EPI) básico, de un solo uso, y protegen contra agentes externos, por lo que constituyen una primera barrera para evitar contagios. Las más comunes son las quirúrgicas, usadas por los médicos para evitar dispersar sus propias bacterias y virus por medio de la nariz y boca. Por lo general, hay que cambiarlas tras una jornada de trabajo, inclusive más veces.

Mascarillas lavables: son un Equipo de Protección Individual (EPI) básico de varios usos y lavable. Evidentemente, es más cómoda económicamente puesto que no hay que estarla reponiendo, y por ende contamina menos el medio ambiente al reducir la basura producida.

Uso correcto de las mascarillas

En GRAFIA nos preocupamos porque nuestros clientes conozcan el uso correcto de las mascarillas para evitar contagiarse con SARS-CoV-2, ya que que es un virus que tiene una forma particular de contagiar.

Las personas contagiadas con el coronavirus pueden tener dos manifestaciones: una asintomática y otra sintomática. Las asintomáticas pueden contagiar sin que se note que la persona padece COVID-19, que es en lo que se diferencia su comportamiento con respecto al de otras gripes. Tanto las sintomáticas como las asintomáticas deben usar mascarilla para evitar contagiar a los demás. Y las personas no contagiadas también deben usarlas puesto que reducen considerablemente el contagio por aspersión desde el exterior, tan característico del coronavirus.

¿Qué sacamos en claro de todo esto?

Como no podemos saber si nosotros somos portadores asintomáticos, ni tampoco querríamos contagiarnos si no lo fuéramos, debemos comportarnos como si todos quienes nos rodean (incluyéndonos) pudieran contagiar a los demás. En otras palabras, es mejor que todos usemos mascarillas.

Las directrices para complementar el uso de la mascarilla son:

  1. Lavarse las manos con agua y jabón, o bien utilizar un desinfectante a base de alcohol.
  2. Cubrirse la nariz y la boca con la mascarilla, asegurándonos que no haya espacios libres entre la cara y el borde de la mascarilla. En GRAFIA le ofrecemos distintos tipos con excelente protección.
  3. No debemos tocar nunca la parte interna de la mascarilla, la que está en contacto con la piel de la cara.
  4. Al quitársela, lavar primero las manos con alcohol o con agua/jabón, y no se debe tocar la parte externa delantera de la mascarilla, para evitar contagiarse con el virus que potencialmente interceptó.
  5. Si la mascarilla es desechable, colóquela con cuidado en un recipiente y si es lavable, echar a lavar inmediatamente con agua y jabón.

En GRAFIA le ofrecemos mucha variedad; ¡visítenos en línea para obtener la suya!

× Hablemos!